Sala de Prensa

Compartir en  

"A la vida por fin daremos todo, a la muerte jamás daremos nada"

Martes 26 de septiembre de 2017

El pasado 25 de agosto se conmemoraron 30 años del homicidio del Presidente de ADIDA, LUIS FELIPE VÉLEZ. Su familia aún espera conocer toda la verdad de los hechos, la persecución de todos los responsables de su muerte y una adecuada reparación por los perjuicios ocasionados.

El 25 de agosto de 1987, en la ciudad de Medellín fue asesinado LUIS FELIPE VÉLEZ, Presidente del sindicato Asociación de Institutores de Antioquia (ADIDA). Al momento de su muerte, LUIS FELIPE era un destacado y activo dirigente sindical del magisterio. Desde su actividad sindical en ADIDA, fue elegido directivo de la Federación Colombiana de Educadores (FECODE). También fue elegido presidente y miembro del Comité Ejecutivo de la regional Antioquia de la Central Unitaria de Trabajadores (CUT). Luis Felipe Vélez asesoraba a otras organizaciones sindicales y populares en sus reclamaciones y procesos organizativos. En su recorrido sindical fue cercano a Héctor Abad Gómez y Leonardo Betancur, presidente y vicepresidente del Comité de Derechos Humanos de Antioquia, ejecutados el mismo día de su asesinato, cuando se dirigían a la velación de Luis Felipe.

Días antes a su muerte, varios líderes cívicos y activistas de derechos humanos organizaron la “marcha por la vida”, como acto de protesta e indignación frente a los hechos de violencia que se estaban presentado en Medellín. En su intervención, Luis Felipe Vélez sostuvo: “tendremos que hacer del dolor que sentimos por la oleada de sangre en que diariamente envuelve el país los organismos militares y paramilitares, un acopio de valor civil para luchar por la vigencia de la vida. A la vida por fin daremos todo, a la muerte jamás daremos nada. (…)”

Paradójicamente, a Luis Felipe le arrebataron su vida en esa la lucha por la vida. Sus palabras cobran hoy más vigencia que nunca, cuando el país debe seguir luchando por la vigencia de la vida, evitando que a otros líderes como Luis Felipe los encuentre la muerte de manera temprana.

A 30 años de la muerte de estos grandes líderes sociales, defensores de los derechos humanos y de la vida, han sido pocos los resultados judiciales. Cabe destacar que en el año 2014 se declararon esos crímenes como de lesa humanidad y recientemente, la Fiscalía de profirió Resolución de Acusación en contra de Manuel Ospina, alias móvil 5, quien fuera hombre de confianza de Carlos Castaño. Sin embargo, aún hace falta que el ente acusador explore otras líneas de investigación que permitan hallar toda la verdad de lo sucedido y sancionar a todos los responsables de estas irreparables pérdidas.

La Comisión Colombiana de Juristas, que representa los intereses de la familia de LUIS FELIPE espera que en estos tiempos de paz, la Fiscalía continúe haciendo sus mejores esfuerzos para satisfacer los derechos a la verdad, a la justicia y a una plena reparación de las víctimas.